Apreciados amigos:

En estos dos días, después que se difundiera la intervención televisiva sobre cefaleas, se han disparado los comunicados críticos tanto en la lista de cefalea, como en esta lista de Neurología. En muchos de los comunicados se ha hecho referencia a qué tipo de defensa se tiene ante un profesional que sale en un medio de comunicación al gran público con informaciones médicas que no se ajustan a la realidad o donde hay incorrecciones manifiestas y cual es el papel que la SEN puede tener en ello.
Aunque no existe una denuncia formal de nadie ante la secretaría de la Sociedad, el hecho que varios miembros de la actual junta directiva formemos parte de alguna de las listas, ha hecho que se haya tenido conocimiento de ello. Tenemos muchos ejemplos de situaciones parecidas y las dificultades de los profesionales en enfrentarse ante ellas. Desgraciadamente, en el mundo público, sanitario o no sanitario, la impunidad para no decir verdades es muy grande.
No quisiera recordar la situación que un compañero nuestro se ha visto implicado ante su denuncia pública sobre una supuesta técnica quirúrgica en la esclerosis múltiple. Por ello, creo que cualquier tipo de acción debe ser tomada con la adecuada profesionalidad y frialdad y en el marco institucional, en consecuencia a través de la Sociedad. Por eso, entiendo que la SEN, a través de sus estructuras, deberá analizar seriamente esa información y utilizar sus medios para dar su respuesta, pero eso, no es posible ni conveniente desde el calor de la sorpresa sino solamente desde el análisis exhaustivo de los hechos.
En estos momentos, la mayoría de nosotros no hemos visto ese video, y aunque no vamos a poner en duda su contenido, especialmente viendo la página de diario médico, es necesario disponer de él y visualizarlo, para poder emitir el juicio adecuado y la respuesta más conveniente. Ya se han iniciado las gestiones para su obtención. Ante la pregunta que se formula en la lista por varios participantes, sobre el papel de las sociedades, mi respuesta es afirmativa y estoy convencido que la junta directiva no pensará muy distinto, cuando se le consulte. Creo que las sociedades científicas tienen una responsabilidad ante la sociedad y deben emitir juicios sobre situaciones relacionadas que están en el dominio público. El grado de respuesta y la fórmula debe depender del análisis de cada situación.
Pero la Sociedad Española de Neurología representa a casi dos mil socios y en su nombre, aquellos que en cada momento tenemos su representatividad, sólo podemos responder tras un análisis sereno y reflexivo de la información disponible y en estos momentos sólo existen las denuncias en las listas. Vamos a obtener la información precisa, y cuando dispongamos de ella, pediremos la opinión del Grupo de Estudio de Cefaleas, o toda aquella estructura de la SEN que pueda tener opinión, y entiendo que la junta directiva deberá actuar en consecuencia con los medios que dispone.
Estoy convencido que los socios de la SEN, a quien nos debemos, en su gran mayoría estarán de acuerdo en que se responda ante situaciones como ésta, pero también querrán que la respuesta sea efectiva y dimensionada y ello sólo es posible desde el análisis frío de la información, que es lo que vamos a hacer.
Aunque éste no es ni debe ser un foro habitual de respuesta de la SEN, porque privaría de información a muchos socios que no tienen por qué ser miembros de esta lista, ni creo que sea conveniente para la Lista, que debido a que algunos miembros de la actual junta directiva son asimismo miembros de la misma, se convierta en lugar de discusión de asuntos propios de la sociedad, que debe tener otros foros, entiendo que esta situación, que se ha planteado especialmente en las listas, hacía recomendable esta intervención, que hago a titulo personal y no institucional.

Jordi Matías-Guiu